Nuestros principios: Lo que nos define.

Unos principios que nacen del respeto por nuestra tierra, por nuestra cultura, por nuestra tradición. Torre de Canyamel es una empresa familiar cuya actividad comprende diferentes áreas de negocio. De explotaciones agrícola-ganaderas a la hostelería más exclusiva. Del sector servicios al fomento de la cultura.

Nuestra historia: Lo que nos distingue.

Nuestro patrimonio es fruto de la historia y el esfuerzo. Y nuestra manera de dignificarlo es trabajando con el máximo respeto y dedicación. Tierras, árboles, cultivos, ganadería, piedra, tradición, nos sentimos obligados a cuidar y proteger su verdadera y auténtica esencia. Nos sentimos orgullosos de poder dedicarle todo nuestro empeño.

Agricultura y sostenibilidad.

En Torre de Canyamel estamos profundamente conectados con nuestra tierra y sus frutos. Desde siempre, han sido parte fundamental de nuestro patrimonio y nos aplicamos en su conservación y cuidado.

Esta es nuestra historia.

Lo que hoy tenemos se lo debemos a nuestro pasado. Lo que mañana tendremos será fruto de la fidelidad y el compromiso con nuestros principios. Nuestro futuro se basa en el respeto a nuestra historia, y que mostramos en estos hitos fundamentales: